Search

Es mucho más que "sólo" los 60 minutos de clase de idiomas...


Esto es muy costoso. Tengo un amigo que me puede dar clases por 10 euros por hora ...

Me dicen esto más de lo que me gustaría escuchar. Siempre me queda un mal sabor de boca después de colgar el teléfono o terminar la conversación. Es por eso que decidí contarte sobre los costos detrás de una clase de idiomas, para que tengas una idea de por qué cobramos lo que cobramos.


"Es sólo una hora"

Bueno, en realidad no. Preparar una clase requiere más tiempo que los 45, 60 o 90 minutos que estás trabajando conmigo o con cualquier instructor de idiomas.


Esto es un desglose de lo que hago antes de que lleguen mis estudiantes de inglés:

  1. Repasar el plan de estudios que diseñé y decidir si es necesario realizar algún cambio.

  2. Ver el tema. Pensar en mis alumnos y decidir los tipos de actividades que realizaremos.

  3. Idear juegos, proyectos y tareas o buscar por Internet algo que respalde los objetivos de mis alumnos.

  4. Si vamos a utilizar algún material, entonces lo busco, lo encuentro e imprimo. Y si no encuentro lo que necesitan mis alumnos, entonces me tomo aún más tiempo porque diseño el material que necesitamos، luego lo imprimo.

  5. Gran parte del material que me gusta usar como los juegos de idiomas, tiene un montón de tarjetitas, tiritas de papel, etc. Esto quiere decir que los tengo que imprimir, cubrir con papel autoadherible para protegerlos y cortarlos, uno por uno. Si tengo un grupo de estudiantes y van a trabajar en parejas, necesito hacer esto 4 o 5 veces dependiendo del grupo. Claro puedo volver a usarlos, pero aún así invertí ese tiempo.

  6. También necesito preparar las tarea o proyectos que los alumnos harán fuera de nuestras sesiones.

  7. Dependiendo de la cantidad de alumnos y el tipo de actividades que estamos realizando, es posible que tenga que revisar los proyectos que me entregaron y tenerlos listo para los alumnos cuando lleguen.

  8. Además, tengo que preparar actividades SOS (de emergencia) porque los alumnos te sorprenden. Aveces tuvieron un mal día, llegan y no pueden concentrarse, por lo que necesitan algo diferente de lo que planeé. O bien, están súper enfocados y cubren todo el material, pero aún nos quedan 20 minutos. Mis actividades SOS deben estar alineadas con las que estamos aprendiendo y tener que ver con la clase, no puede ser solo ver el nuevo episodio de Stranger Things.

Mantenerse al día cuesta dinero

Un buen instructor de idiomas también necesita seguir aprendiendo. Para hacer esto, pagamos cuotas anuales de membresía a sitios web, publicaciones y conferencias, etc.

Nuestro modelo de enseñanza necesita de los eventos de networking para conocer a personas calificadas para dirigir nuestros talleres, por lo tanto, tenemos para pagar por eso. También tomamos cursos de desarrollo profesional que nos mantienen al día con las nuevas tendencias de investigación y enseñanza. Este año Mariana tomó uno para mejorar la enseñanza 1-1 y pagamos 300 € por dos semanas de capacitación en línea. Tú como nuestro estudiante, te beneficias de esto porque significa que te podemos enseñar mejor y ayudarte a alcanzar sus objetivos de manera más efectiva. Entonces, por supuesto, esos costos influyen en nuestra tarifa por hora.


Lo barato sale caro

No me malinterpretes, no digo que solo porque un instructor de idiomas cuesta más significa que es mejor. Estoy seguro de que hay excelentes maestros que cobran menos que nosotros. (Si conoces a alguno, mándale este texto para que reconsidere sus precios). Pero también puedes encontrar maestros terribles que cobran menos. De hecho, es posible que ni siquiera estén calificados para enseñar. Ten en cuenta que el hecho de que una persona pueda hablar un idioma no significa que esté capacitada para enseñarlo. El español también es mi lengua materna, pero no puedo enseñar español, ni siquiera sé por qué o cuándo usamos el subjuntivo. En realidad, podría resultarle más costoso trabajar con un maestro "más barato", no solo en dinero sino también en tiempo.


Costos adicionales

Cuando aprendes un idioma con nosotros, el precio incluye todo lo que puedas necesitar para las sesiones. Dado que nuestro plan de estudios incluye talleres que te motivan a usar el idioma en la vida real, también le tenemos que pagar a las que facilitan los taller. Si necesitas una hoja de trabajo, eso está incluido. Si necesita tomates, harina y huevos para un taller de cocina, también está incluido. Ese costo está incluido en la tarifa por hora.


Los instructores de idiomas también somos personas

¡Sorpresa! También tenemos vidas por vivir, facturas e impuestos por pagar, comida por comer, viajes por hacer, películas por ver, ropa por vestir, lugares por visitar. Necesitamos dinero para hacer esto. Dar clases de idiomas es nuestra pasión, pero también es nuestro trabajo. Y vale.

5 views